La vida es un sueño, lucha por los tuyos

IMG_1055

MI DIETA

 

El 11 de febrero crucé una puerta que cambió mi vida, entré en la casa más famosa de la televisión. Años atrás había pasado por una etapa personal muy difícil, pero eso es otra historia, que estaré encantada de poder escribir, por si a alguien le puede servir de algo.

Antes de entrar en Gran Hermano (GH), pasaba por un momento de desidia personal, y el entrar en GH me devolvió la ilusión, me devolvió la vida. Sabía perfectamente dónde me metía y sabía a las críticas que me exponía por mi sobrepeso. Una vez fuera, me sentía tan feliz, tan ilusionada, que me sentí capaz de todo. Durante una conversación con mi madre, ella me dijo que era mi momento, que debía plantearme perder peso por motivos de salud. Yo estaba tan feliz, que ni me preocupaba, pero realmente algo cambió en mí, algo se accionó, y apareció el Método PnK. Al principio tuve mis dudas, pensé que era una dieta más. El reunirme con ellos varias veces fue lo que me impulsó empezar. Vi que en PronoKalgroup se preocupan por la persona, por ti. No te dan una dieta, te desean suerte y te marchas a casa. Al contrario, hay una equipo multidisciplinar a tu disposición (médico, equipo de nutricionistas, coachs y técnicos en la actividad física). Al ver que les importaba yo, cómo me sentía, lo que sentía, lo que necesitaba y que no era un número más de paciente que quería hacer dieta, sino que era una persona y me iban a ayudar, era mi reto, pero también el suyo.

Mucha gente me dice, que cuando entré a GH era feliz estando gordita, y me preguntó por qué me ponía a dieta. Yo me valoraba, me quería, sabía lo válida que era, siempre he pensado que una persona es más que una talla de ropa, pero es cierto que mi enfermedad, “la obesidad mórbida”, me imposibilitaba; me cansaba al caminar, no podía arreglarme los pies, no podía bailar salsa y bachata, que es mi pasión, aguantaba 30 segundos bailando… Me frustraba, tuve que dejar las clases de baile, cuando salía con mis sobrinos no podía llevar su ritmo… Aunque yo no tuviera ningún problema de salud, era cuestión de tiempo…porque la obesidad va unida de mil enfermedades; diabetes, problemas cardíacos, etc.

Y era el momento, había superado problemas anteriores, tenía la fuerza y sobre todo la ilusión, que es lo más importante, quería mejorar mi vida, seguir mejorándola. Me sentí fuerte y capaz, y así ha sido, no penséis que es fácil, y que siempre he estado fuerte, se pasa por muchos procesos, momentos que no puedes más, momentos que estas motivada, pero lo más importante en esto es la ilusión, no hay que perderla nunca.

También querría aprovechar este espacio, para decir que no me he sometido a ninguna operación. Si lo hubiera hecho lo diría sin problemas, porque me parece lo más respetable, pero no es mi caso, yo he hecho el método Pronokal y ejercicio, y aún me queda camino.

Lorena

 BscX7n5CMAEqTnb